Govtech y Civictech: la tecnología orientada a ciudadanos y gobiernos

En los últimos años, las expresiones «Civictech» y «Govtech» han ganado popularidad, utilizándose con frecuencia para referirse a las innovaciones en el ámbito de la participación gubernamental y ciudadana.

Aunque puedan sonar similares, Civic Tech y GovTech, de hecho, denotan dos conceptos distintos. Estos términos son empleados por audiencias diferentes y persiguen propósitos claramente divergentes. Lo que a primera vista podría parecer una mera diferencia semántica, en realidad, refleja un equilibrio esencial entre dos principios fundamentales de la democracia: legitimidad y eficiencia.

¿Qué es Govtech y Civictech?

Inicialmente, el término predominante era «Tecnología cívica». Según las búsquedas en Google, el interés por «GovTech» era bastante escaso hasta finales de 2016, cuando experimentó un aumento repentino, superando incluso las búsquedas de Civic Tech. Una posible explicación de este aumento podría vincularse al lanzamiento del equipo GovTech en Singapur en ese período, marcando un cambio en la atención pública desde las pequeñas innovaciones del sector privado en torno a Civic Tech hacia iniciativas GovTech más amplias provenientes de estados y ciudades.

Existen numerosas diferencias sutiles entre Civic Tech y GovTech, pero lo fundamental a tener en cuenta es lo siguiente: mientras que GovTech abarca una amplia variedad de tecnologías suministradas a los gobiernos para mejorar la eficiencia de sus operaciones internas, Civic Tech se concentra en informar a los ciudadanos, conectarlos entre sí y fomentar su compromiso con el gobierno para colaborar en pro del bien público.

«La Govtech busca unir e incorporar la innovación del sistema emprendedor en la administración pública», comentó Idoia Ortiz de Artiñano, CEO de la plataforma de innovación pública Gobe. «Este sector está ganando cada vez más importancia en los planes y procesos de transformación digital de la Administración. Además, las startups están mostrando un mayor interés en el sector público, donde perciben oportunidades de crecimiento, estabilidad y viabilidad», dijo.

Inteligencia artificial dentro del Govtech y Civictech

Tecnologías como la inteligencia artificial (IA), la analítica de datos o la blockchain pueden resultar útiles para crear soluciones que impulsen la digitalización de las instituciones públicas. Asimismo, es crucial tener en cuenta otro sector estrechamente relacionado: el civictech o tecnologías cívicas, que aborda la relación entre la población y la administración desde la perspectiva del ciudadano.

«Entre 2011 y 2016, se produjo una notable proliferación de iniciativas que elevaron el valor de la tecnología cívica», explicó Pablo Martín, CEO de la organización Political Watch. En los últimos años, Martín sostiene que estas iniciativas han ido «penetrando» en las instituciones, tanto públicas como privadas, haciéndolas más transparentes y colaborativas.

«Es esencial que todos comprendan que apostar por el desarrollo cívico tiene un impacto significativo en la sociedad», destacó.

Trabajar de la mano

Para Martín Garrido, CEO y fundador de la plataforma cívica eAgora, las áreas de civictech y govtech deben colaborar estrechamente para contrarrestar la desafección ciudadana hacia lo público. «Debemos aprovechar la tecnología para facilitar la participación ciudadana en la toma de decisiones», aseguró.

Con el objetivo de abordar estas dificultades, Garrido lanzó eAgora en 2021, una plataforma que conecta a los ciudadanos con la Administración y que tuvo sus raíces durante la pandemia del coronavirus. «Nos dimos cuenta de que las administraciones no estaban preparadas para esto, especialmente en los municipios más pequeños», manifestó Garrido.

En particular, eAgora ofrece una solución integral donde las instituciones pueden integrar todos sus servicios para comunicarse con los ciudadanos. «Inicialmente, queríamos crear una plataforma centrada en abordar los problemas de participación, pero después de desarrollar el primer MVP [producto mínimo viable], nos dimos cuenta de que también podíamos resolver otros problemas, como el de la comunicación», reiteró Garrido.

Digitalización a todos los niveles

La modernización del ámbito público no solo aborda cuestiones relacionadas con la comunicación, la transición energética o la automatización de procesos, sino que también puede ampliarse a los procedimientos electorales. En este contexto, han surgido diversas startups que buscan digitalizar estos trámites sin comprometer la transparencia y seguridad inherentes al modelo tradicional.

Un ejemplo de esto es Scytl, una ‘spin-off’ de un grupo de investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona, pionero en el estudio de protocolos criptográficos para la seguridad y transparencia del voto en internet. Fundada en 2001, esta empresa se estableció con el objetivo de aplicar los resultados de estas investigaciones al ámbito electoral, con el fin de agilizar estos procesos sin comprometer su integridad y transparencia.

«Nuestra propuesta de valor no solo se apoya en la utilización de tecnología, sino también en la implementación de procesos criptográficos que salvaguardan la privacidad e integridad de los procesos electorales, al tiempo que proporcionan total transparencia y accesibilidad», afirmó Jordi Puiggali, Chief Security Officer de la empresa. «Nuestros protocolos criptográficos contribuyen a lograr la transparencia que se pierde al prescindir de medios tangibles».

Scytl ha participado en más de 326,000 eventos electorales y ha colaborado con gobiernos, instituciones y organizaciones en más de 30 países. Para Puiggali, este éxito se atribuye a la mejora constante de sus soluciones criptográficas.

La modernización de los procesos de votación en línea también está avanzando en el ámbito privado, abarcando desde juntas de accionistas y elecciones sindicales hasta asambleas y elecciones de colegios profesionales, clubes deportivos o asociaciones.

En este contexto se encuentra Kuorum, una compañía del sector ‘legaltech’ lanzada en 2013 para ofrecer una solución de voto en línea «segura, usable y versátil» para cualquier tipo de organización, según explicó su director, Matías Nso. Este emprendedor defiende que la tecnología puede ayudar a «resolver problemas, reducir costos y aumentar la satisfacción del cliente», y aboga por impulsar la innovación desde el ámbito privado para modernizar lo público. «Me parece mucho más saludable innovar en el sector privado y luego adaptar estas innovaciones al sector público», argumentó.

También te puede interesar leer: Coco Tecnologías: telemedicina y gestión de citas apoyada en IA

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

Connect Mexico City: el concurso presentado por Publicize, Rappi México y el Founder Institute México

Las startups más prometedoras y emprendedores locales se reunirán el próximo 29 de febrero en la competencia Connect: Mexico City.Se presenta un nuevo evento...

Social Skin: impulsando el emprendimiento joven en Latinoamérica

Con la intención de fomentar el emprendimiento joven en Latinoamérica el Grupo Bolívar Davivienda lanzó una nueva edición de su premio Social Skin. Respaldado...

Marcos Allende López: «Siempre hay inversores cuando la idea es buena»

La obtención de recursos financieros emerge como una prioridad fundamental para las startups. La alineación precisa de las circunstancias, necesidades y expectativas entre los...

Startups by Tetra Pak 2.0: conoce las 4 startups seleccionadas para el programa

Cuatro iniciativas en el ámbito de alimentos y bebidas de Colombia y Ecuador han sido declaradas ganadoras en la segunda edición del programa Startups...