Centroamérica con necesidad de más infraestructura de transporte y distribución de energía eléctrica

El acceso a la energía eléctrica es uno de los elementos fundamentales para el desarrollo humano y la mejora de la calidad de vida de los habitantes del mundo. Asimismo, es un derecho humano derivado, puesto que es un derecho que se fundamenta en otros derechos, como el derecho a una vivienda adecuada (Löfquist, 2020).

Contar con electricidad permite a las personas acceder a beneficios tan básicos como encender una bombilla, hasta actividades más complejas como contar con tecnologías como computadoras y otros dispositivos electrónicos.

Este acceso desde siempre ha sido reconocido por tener un impacto profundo en la habilidad de las personas para acceder a educación, comunicación y hasta preparación de alimentos de forma no contaminante (Banco Mundial, 2018). En el contexto de la pandemia actual, este hecho ha cobrado mayor visibilidad y se ha acentuado.

En otras palabras, cuando las personas tienen acceso a la electricidad, esta se transforma en un recurso para la mejora de su vida y su capacidad para solventar sus necesidades. 

Sin embargo, el Banco Mundial advierte que aún hay más de mil millones de personas que viven sin electricidad, frenando así sus oportunidades, principalmente en países en vías de desarrollo

Así, los Estados tienen el importante reto de ofrecer soluciones que garanticen el acceso universal a la electricidad para propiciar el desarrollo de sus poblaciones. Esto debe hacerse, de acuerdo con la perspectiva del Banco Mundial, fundado en las adecuadas políticas, instituciones, planes estratégicos, regulaciones e iniciativas. 

El caso de Guatemala y el acceso a la electricidad

En ese contexto, Guatemala ha conseguido avances significativos, como fuentes de generación más baratas y tarifas competitivas al consumidor final. 

Sin embargo también enfrenta numerosos restos relacionados con el contexto sociopolítico del país, entre ellos la falta de infraestructura, la escasa inversión estatal, la corrupción y la desigualdad social. 

Otro importante desafío radica en cerrar las brechas de cobertura eléctrica que aún persisten entre distintas regiones, con equidad social y respeto al medio ambiente. 

En respuesta a estos retos se han tomado múltiples acciones, entre ellas el Plan de Expansión del Sistema de Transporte de Energía (PET) desarrollado por la empresa Trecsa, que busca el fortalecimiento del Sistema Nacional Interconectado, ampliando su capacidad de transmisión por medio de la construcción y energización de más de 850 kilómetros de líneas de transmisión, así como la construcción de subestaciones nuevas y ampliación de otras existentes. 

Este es un proyecto de nación, que cuenta con carácter de urgencia nacional y de necesidad pública, porque supone un importante avance en materia de acceso a la energía eléctrica, que a su vez es motor de desarrollo económico y social.

Soluciones innovadoras para el transporte de la energía eléctrica a través de Trecsa

En respuesta a los retos que aún enfrenta el subsector eléctrico del país, Trecsa, la empresa encargada de la construcción del PET, ha recurrido a soluciones innovadoras, incorporando nuevas tecnologías para fortalecer el enfoque de prevención y reducción de impactos ambientales. 

Con este fin en mente surgen los proyectos Aprovechamiento forestal de alta precisión y Tendido con drone en líneas de alta tensión para la reducción de la afectación a la cobertura forestal dentro de los proyectos de esta empresa (Trecsa, 2020). 

En primera instancia, el proyecto de Aprovechamiento forestal de alta precisión, el cual consistió en realizar el aprovechamiento forestal técnicamente necesario, dejando gran parte de la cobertura en pie. 

Con estas acciones se reduce significativamente la afectación de la cobertura forestal, permitiendo que más del 53% de las áreas intervenidas la conserven. Esto conlleva otros impactos positivos, como la conservación de la biodiversidad, la reducción del riesgo de erosión y la promoción de la captación e infiltración de agua, al tiempo que se continúa absorbiendo dióxido de carbono. 

Estos son solo algunos ejemplos de los esfuerzos potenciados por las innovaciones tecnológicas para mejorar las prácticas ambientales que el subsector energético del país está activamente realizando, mientras beneficia a la población con acceso a energía eléctrica, brindando seguridad al abastecimiento y a precios competitivos.

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

ILB finalista de los Connecta Awards 2022 en la categoría «Mejor Campaña de comunicación”

Con el avance de la tecnología y, en consecuencia, la facilidad de su uso, los especialistas en marketing pueden terminar dejando de lado estrategias...

Las 4 marcas regionales de alimentos y bebidas con más menciones en Twitter

Las marcas de alimentos y bebidas tienen en Twitter un lugar donde conectar con la audiencia más valiosa, debido a que, en ella, las...

3 Estrategias de CMI Capital que afianzan su compromiso con el medio ambiente

La capacidad instalada de energía renovable es una de las estrategias de CMI Capital para generar soluciones sostenibles para la región.CMI capital es una...

Las 3 startups latinoamericanas de logística y delivery con mayor potencial para 2023

Las características de la vida moderna han incidido en el notable crecimiento de la industria del delivery o entrega a domicilio. Las personas no...