Las claves para comprender una aceleradora de negocios: el motor llamado a impulsar las startups centroamericanas

Emprender no siempre es una tarea sencilla. Si se toma en cuenta que para hacerlo con éxito es necesario no solo una gran idea, sino también un empujón, muchas veces monetario, para poder alcanzar las metas que se traza una nueva empresa. Los empresarios en ciernes requieren acceso a capital, guía, y recursos estructurales para poder prosperar. 

Una aceleradora de negocios es una organización que ofrece capacitación, capital, y conexiones a inversores y empresarios. Están pensadas para empresas emergentes con potencial de crecimiento, como una forma de hacerlas escalar rápidamente. Una aceleradora de negocios brinda a las empresas en etapa inicial que ya tienen un producto mínimo viable, la educación, los recursos, y la guía necesarios para promover lo que de otra manera podría tardar varios años en lograrse.

De acuerdo con Statista, hasta julio de 2021, la aceleradora de negocios más activa en América Latina fue Start-Up Chile, una aceleradora de startups de capital semilla con sede en Santiago. Start-Up Chile ya había realizado 885 nuevas inversiones para mediados de 2021.

Quién es elegible para ser apoyado por una aceleradora de negocios

El candidato ideal para una aceleradora son las nuevas empresas que ya poseen un producto viable, es decir, que ya ha sido validado de alguna manera, lo que podría significar que cuenta con clientes de pago, un grupo de usuarios gratuitos, o bien, los primeros signos de un sólido ajuste entre el producto y el mercado objetivo.

En el mundo de hoy, la tasa de aceptación de las aceleradoras es relativamente baja, ya que miles de nuevas empresas se postulan para los programas pero hay una cantidad limitada de capital, espacio físico, y tiempo de capacitación disponible. Los fundadores en solitario con ideas y productos no validados se adaptan mejor a las incubadoras que a las aceleradoras, pues las incubadoras trabajan para ayudar a formular un modelo de negocio durante un período de tiempo más largo.

Las aceleradoras son adecuadas para las empresas emergentes que están listas para escalar, no para las empresas que se dedican al desarrollo de clientes y tratan de encontrar un producto adecuado a su industria. 

Cómo funciona típicamente el proceso de selección de una aceleradora de negocios

Los programas de aceleración aceptan nuevas empresas cíclicamente en grupos, dependiendo del tamaño y la capacidad de la aceleradora, esos grupos pueden ser de más o menos integrantes. En la mayoría de las aceleradoras, el proceso de solicitud se realiza en etapas:

Solicitud: el interesado somete a conocimiento del panel los detalles sobre la idea, el mercado, el equipo, y otros aspectos de una startup que son vitales para su negocio.

Evaluación: los equipos prometedores de la fase de preselección pasan a ser evaluados para determinar la capacidad de inversión, el potencial de ingresos, y la solidez general de la oferta de sus productos.

Entrevista: en esta etapa se busca conocer al equipo, el producto, y las pruebas de mercado relativas a su industria. 

Evaluación financiera y legal: los entrevistados proporcionan documentos sobre la estructura financiera de la empresa, incluidos sus costos e ingresos, su situación legal, o cualquier reclamo realizado sobre la empresa desde su fundación.

Aceptación: una vez completadas las evaluaciones finales, el comité de inversiones se reúne para determinar dónde se destinarán los fondos durante el programa, que puede tener una duración de entre 6 meses y 1 año. Un buen porcentaje de las empresas que llegan a la fase de evaluación recibirán el financiamiento.

Las mejores aceleradoras de Centroamérica y el continente

En los últimos años los emprendedores latinoamericanos han creado nuevas y emocionantes empresas. Ya sea a través del apoyo de los gobiernos locales o de firmas enfocadas en ayudar a las nuevas empresas, hay muchas más oportunidades que nunca para construir una empresa en la región y hacerla escalar a nivel internacional.

Ahí es donde las aceleradoras pueden marcar la diferencia. Aunque tienen diferentes especialidades, comparten el objetivo común de ayudar a las startups a crecer y desarrollar sus modelos de negocio. Esto es posible no solo por los recursos económicos, sino también por las conexiones comerciales, los mentores de alto nivel, el aprendizaje práctico, y otros beneficios que los programas de aceleración pueden brindar.

Algunas de las aceleradoras más importantes de la región son:

  • Alterna: Guatemala
  • Auge: Costa Rica
  • Hub Unitec: Honduras
  • Germina: El Salvador
  • Impact Hub: la región centroamericana
  • 500 Startups Latam: México
  • Latitud: Bolivia.
  • Rockstar Colombia: Colombia
  • Startup Chile: Chile
  • Globant Ventures: Argentina

 

No te vayas sin leer:

Las diferencias entre Private Equity y Venture Capital

 

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

ILB finalista de los Connecta Awards 2022 en la categoría «Mejor Campaña de comunicación”

Con el avance de la tecnología y, en consecuencia, la facilidad de su uso, los especialistas en marketing pueden terminar dejando de lado estrategias...

El Salvador: Banking Technology Summit 2022

Uno de los sectores más afectados por la aceleración de la transformación digital en los últimos años es sin duda la banca. Después de...

10 tendencias cripto para LATAM en 2023

Tras un verano difícil para las criptomonedas, parece que el mercado vuelve a estabilizarse, lo que empuja a los inversores a involucrarse en nuevos...

“Al final del día todos hacemos ecommerce”, Ronald Hernández

La revolución digital, que fue impulsada indirectamente por la pandemia, se ha encargado de acelerar la transformación y la creación de toda clase de...