¿Pero cuál es tu presupuesto?

Esta puede ser una pregunta incómoda. No porque ninguno de nosotros tenga tiempo ilimitado y dinero ilimitado, sino porque nos pone en aprietos de varias maneras:

  1. ¿Eres capaz de entender el proyecto lo suficientemente bien como para ponerle límites? Si no lo haces, ¿estás lo suficientemente consciente como para anunciar lo que necesitarás aprender para poder hacerlo?
  2. ¿Estás dispuesto a encargarte de la gestión del trabajo para llegar a tiempo y hacerlo dentro del presupuesto?
  3. ¿Te sientes lo suficientemente cómodo con tus proveedores y tu equipo para aceptar la responsabilidad del trabajo que les pides que hagan?
  4. ¿Eres un perfeccionista que no está dispuesto a enviar el trabajo hasta que alguien finalmente se siente frustrado, acorralado o arruinado, y eso hace que te lo quiten de las manos?
  5. La otra cara de la moneda: ¿puedes aceptar el hecho de que ningún proyecto es perfecto y que al crear un presupuesto te estás inclinando hacia límites que te convierten en un profesional cuando haces este trabajo?

Con demasiada frecuencia, preferimos decir: «Lo sabré cuando lo vea, es demasiado importante para comprometerse, le estás quitando toda la diversión, los contratistas no trabajarán con un presupuesto y… ¿No quieres que sea bueno?»

Pero, el mejor trabajo se envía regularmente a tiempo y dentro del presupuesto.

Publicado en Seth’s Blog el 25.06.2022

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

Europa, Apple y cómo hacerlo todo mal

En respuesta a la nueva regulación dictada por la Unión Europea que exigía a Apple algunos cambios en su modelo de negocio, la compañía...

El auge de la inteligencia artificial en América Latina

América Latina está emergiendo rápidamente como un centro de innovación e inversión en inteligencia artificial (IA). Mientras países como Brasil, México y Chile se...

El panorama cambiante del capital de riesgo: desafíos y oportunidades

El mundo es un lugar muy dinámico, y el capital de riesgo no es diferente. La industria en su conjunto solo ha existido durante...

Reflexiones desde el CES 2024 ¿vale la pena asistir?

Sí, hay momentos de agotamiento tras recorrer kilómetros y salones en que me sentí perdido en un mar de lo mismo. Pero entre esos...