Claves para entender las motivaciones de Estados Unidos para incrementar su producción de semiconductores

Las interrupciones del suministro inducidas por la pandemia y la competencia de China ejercen más presión sobre las empresas y el Gobierno estadounidense para que se fabriquen más semiconductores en el país.

Desde los teléfonos inteligentes hasta la secuenciación de genes, el entramado de la tecnología y los dispositivos modernos están cimentados sobre una base de silicio increíblemente intrincado y perfectamente grabado. Pero pocos de estos semiconductores o chips se fabrican realmente en los Estados Unidos. De hecho, en 2019 solo el 12% de los chips vendidos en todo el mundo se fabricaron en ese país, frente al 37% en 1990.

Durante décadas, eso no fue visto como un problema significativo, ya que las empresas estadounidenses fueron líderes mundiales en el diseño de chips de última generación, la parte más valiosa e importante del proceso. Pero ahora, y gracias a las piedras que sacó del río la pandemia, eso está cambiando. 

Las interrupciones en la cadena de suministro causadas por la pandemia y la intensificación de la rivalidad tecnológica con China están impulsando a los ejecutivos de la industria y a los formuladores de políticas a decir que el país debe comenzar a fabricar chips en lugar de solo diseñarlos. Una carrera que también ha emprendido por su parte la Unión Europea. 

En fechas tan tempranas como febrero de 2021, el Presidente Biden firmó una orden ejecutiva para abordar la escasez de chips y otras cadenas de suministro críticas, invitando a las empresas, los trabajadores, la academia, y los aliados extranjeros en el país, a hacer aportes para consolidar el crecimiento de la producción de estos componentes. 

La motivación de EE UU: liderar el mercado de las nuevas tecnologías

En un mundo en el que Taiwán, China, y Corea del Sur combinan aproximadamente el 87% del mercado mundial de producción de semiconductores, Los Estados Unidos ven el crecimiento de su participación en el mercado como un asunto de seguridad nacional. 

La taiwanesa Taiwan Semiconductor Manufacturing Company, conocida solo como TSMC, es con diferencia el mayor fabricante de chips del mundo. También es la sexta empresa más valiosa del mundo con una capitalización de mercado de más de $600 mil millones, y suministra sus chips a compañías tan notables como Apple, Intel, y Nvidia.

semiconductores
Taiwán, China y Corea del Sur abarcan el 87 % del mercado mundial de chips. / visualcapitalist.com

Instados por su Gobierno, Google, Amazon, o Apple, han comenzado a diseñar sus propios chips con el fin de ser más autónomas tecnológicamente. La razón es que los chips informáticos más complejos y potentes impulsan el progreso en áreas como la Inteligencia Artificial o el 5G, áreas en las que un posicionamiento temprano es clave para los movimientos en el tablero geopolítico, lo que a su vez representa un enorme valor económico y una ventaja competitiva. 

En una economía cada vez más entregada al fuero digital, el interés nacional de Estados Unidos por conservar el PIB más robusto del mundo se cifra en estos pequeños objetos. No hay un solo empresario o gran empresa de ese país que pueda hacer lo que hace sin semiconductores. Y la pandemia demostró que importarlos genera un serio problema de autosuficiencia. 

En ese sentido, la administración del Presidente Biden busca impulsar la industria nacional de chips a través de la ley, una que financiaría la industria de semiconductores por una suma de $52 mil millones durante al menos cinco años. Hoy en día, hay tan pocos fabricantes de chips porque el proceso para producirlos es extremadamente caro.

Los chips de computadora más avanzados se fabrican utilizando técnicas de fabricación que operan en los límites de la física, utilizando procesos extremos de ingeniería para fabricar componentes que miden apenas nanómetros en tamaño, y que son tan finos como un cabello. 

Así que, a pesar de que Estados Unidos cuenta con algunas de las principales empresas de fabricación de chips, entre las que destaca Intel, desea volver a liderar con métodos de fabricación avanzados para aprovechar el auge de la informática móvil y la Inteligencia Artificial, dos aristas clave en la nueva economía que no harán sino crecer aún más. 

No dejes de leer también: 

¿Por qué en Estados Unidos hay una inflación que no se veía desde hace más de 40 años?

 

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

ILB finalista de los Connecta Awards 2022 en la categoría «Mejor Campaña de comunicación”

Con el avance de la tecnología y, en consecuencia, la facilidad de su uso, los especialistas en marketing pueden terminar dejando de lado estrategias...

El Salvador: Banking Technology Summit 2022

Uno de los sectores más afectados por la aceleración de la transformación digital en los últimos años es sin duda la banca. Después de...

10 tendencias cripto para LATAM en 2023

Tras un verano difícil para las criptomonedas, parece que el mercado vuelve a estabilizarse, lo que empuja a los inversores a involucrarse en nuevos...

“Al final del día todos hacemos ecommerce”, Ronald Hernández

La revolución digital, que fue impulsada indirectamente por la pandemia, se ha encargado de acelerar la transformación y la creación de toda clase de...