Las startups Zero Waste y cómo abordan el grave problema de los desperdicios en LATAM

Las startups Zero Waste enfocadas en la reducción de residuos o desperdicios están aportando innovación a las grandes empresas, brindando soluciones vanguardistas. En México, cada hora se generan más de 5,000 toneladas de residuos sólidos urbanos, lo que se traduce en un total de 120,128 toneladas al día, según datos del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En cuanto a la producción de residuos plásticos, el país ha experimentado un aumento cuádruple, pasando de 962,000 toneladas en 1992 a 4.9 millones de toneladas en 2017. Este problema no solo afecta en el ámbito local, sino que tiene repercusiones a nivel global. Sin embargo, gracias al esfuerzo conjunto de pequeñas empresas emergentes y la aplicación de tecnología avanzada, se están encontrando soluciones efectivas. Estas empresas están desempeñando un papel fundamental en la búsqueda de alternativas sostenibles.

¿Cómo combate las startups Zero Waste los desperdicios en LATAM?

En América Latina, una de las empresas líderes en la lucha contra el desperdicio de alimentos es Kigüi. Fundada por Mauricio Kremer, CEO y cofundador, esta startup está revolucionando la forma en que los consumidores y las marcas abordan el problema del desperdicio alimentario en la región. Después de pasar más de ocho años en la industria del consumo masivo, trabajando como director de ventas y logística, Kremer fue testigo directo de la triste realidad: grandes cantidades de alimentos se desperdiciaban en los supermercados y las soluciones propuestas por las marcas a menudo no se implementaban eficazmente.

En México, un tercio de los alimentos producidos terminan en la basura, lo que equivale a una asombrosa cifra de 38 toneladas por minuto. Estos alimentos podrían alimentar a 25.5 millones de personas que padecen carencia alimentaria, según el Banco de Alimentos de México (BAMX), una organización sin fines de lucro comprometida con combatir el hambre.

Kigüi es una aplicación móvil innovadora que incentiva a los consumidores a adquirir productos próximos a su fecha de caducidad mediante un sistema de reintegro. El usuario simplemente compra un producto cercano a su fecha de vencimiento en cualquier tienda de conveniencia o cadena de autoservicio aliada. Luego, toma una foto del ticket de compra y de la fecha de caducidad del producto, y Kigüi reembolsa el dinero en una billetera virtual en un plazo de 72 horas.

El enfoque de Kigüi es cambiar la mentalidad del consumidor al buscar no el producto con la fecha de caducidad más lejana, sino el que se encuentra más cerca de su vencimiento, ya que ofrecen beneficios económicos y, al mismo tiempo, evitan que ese producto termine en la basura. Los ahorros que los consumidores pueden obtener varían según el producto y la marca, pero en algunos casos pueden llegar hasta el 60%.

El interés en los modelos de negocio sostenibles de las startups zero waste, como Kigüi, está en aumento.

En septiembre de 2021, Kigüi recibió inversiones por 250,000 dólares de inversionistas ángeles y asesoría de liderazgo del fondo de venture capital argentino Newtopia. En Argentina, Kigüi logró rescatar más de 100,000 alimentos en su primer año de operación, mientras que en México ha alcanzado las 100,000 descargas de su aplicación.

La sustentabilidad se ha convertido en una preocupación y enfoque clave para muchas empresas en la actualidad. Según Kremer, CEO de Kigüi, es un problema de agenda mundial, ya que muchas empresas se han fijado como objetivo alcanzar el desperdicio cero para el año 2030. En este sentido, las startups con modelos de negocio zero waste están desempeñando un papel crucial para ayudar a alcanzar esta meta.

 

La startup Hune se dedica a combatir el problema del e-waste, que son los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, reutilizándolos como materia prima para crear productos como audífonos, cables, cargadores inalámbricos y bocinas. Su objetivo es diseñar tecnología de consumo consciente y responsable con el medio ambiente.

En México, donde se generan anualmente 1,220 kilotoneladas de residuos electrónicos, Hune ha formado una alianza con la empresa de reciclaje de electrónicos Recicla Electrónicos México (REMSA) para recoger electrónicos que las personas deseen reciclar de forma gratuita. La empresa utiliza plásticos reciclados certificados postconsumo en la fabricación de sus productos. Además, Hune ha establecido colaboraciones con marketplaces y recientemente se asoció con la empresa de telecomunicaciones AT&T para distribuir sus productos, mostrando su compromiso con la economía circular y la sustentabilidad en el mundo tecnológico.

Bioelements, una startup chilena, se dedica al desarrollo de envolturas y empaques alternativos al plástico. Su fundador y CEO, José Ignacio Parada, reconoce la necesidad de buscar alternativas a los plásticos en el supermercado y en las compras en línea, ya que estos generan una huella ambiental significativa. Desde su creación en 2014, Bioelements ha ofrecido una solución sustentable, ecológica e innovadora a este problema.

La tecnología de Bioelements emplea resinas que reducen drásticamente el tiempo de degradación de los empaques. Mientras que los empaques convencionales tardan hasta 400 años en descomponerse, los empaques de Bioelements lo hacen en un periodo de entre seis y 20 meses. Esta startup no solo busca reemplazar el plástico, sino también los papeles y cartones.

Grandes empresas como Mercadolibre, Miniso, Casa de Toño y Farmacias Guadalajara ya son clientes de Bioelements y utilizan sus soluciones y materiales biodegradables, los cuales están respaldados por la UNAM. Parada destaca que la preocupación por la sostenibilidad no solo atrae a grandes compañías, sino también a los inversores, quienes consideran la sostenibilidad como uno de los pilares más importantes a la hora de invertir.

A pesar de la cautela de los inversores de riesgo a nivel global, Bioelements logró recaudar una ronda de financiamiento de 30 millones de dólares liderada por el fondo brasileño BTG Pactual. Este financiamiento se destinará, entre otras cosas, al fortalecimiento de la investigación y el desarrollo en la empresa.

También te puede interesar leer: Informe de Misión Lunar: Ecosistema Fintech en Centroamérica y República Dominicana crece un 25%

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

Connect Mexico City: el concurso presentado por Publicize, Rappi México y el Founder Institute México

Las startups más prometedoras y emprendedores locales se reunirán el próximo 29 de febrero en la competencia Connect: Mexico City.Se presenta un nuevo evento...

Social Skin: impulsando el emprendimiento joven en Latinoamérica

Con la intención de fomentar el emprendimiento joven en Latinoamérica el Grupo Bolívar Davivienda lanzó una nueva edición de su premio Social Skin. Respaldado...

Marcos Allende López: «Siempre hay inversores cuando la idea es buena»

La obtención de recursos financieros emerge como una prioridad fundamental para las startups. La alineación precisa de las circunstancias, necesidades y expectativas entre los...

Startups by Tetra Pak 2.0: conoce las 4 startups seleccionadas para el programa

Cuatro iniciativas en el ámbito de alimentos y bebidas de Colombia y Ecuador han sido declaradas ganadoras en la segunda edición del programa Startups...