Los 5 países de América Latina y el Caribe que generan más electricidad verde

Latinoamérica y el Caribe se han convertido en las regiones más verdes del mundo en lo que a generación de electricidad se refiere, ya que el 60% de la energía eléctrica que se consume proviene de fuentes renovables, principalmente hidráulicas.

Un claro ejemplo de ello es Paraguay, quien en 2021 la totalidad de su producción eléctrica provino de la explotación hídrica, así como Costa Rica, que utilizó el 99.1% de estos recursos.

En tanto, Uruguay se coloca como el tercer país latinoamericano en el que más se apuesta por este tipo de tecnologías, con 84% de energía generada a través de fuentes verdes. Le sigue Ecuador, con 82% y en quinto lugar el gigante del Cono Sur, Brasil, con 81.2 por ciento.

Más abajo se vislumbra a Colombia, con casi 67.6% de su electricidad generada por medio de energías limpias, y Chile, con menos del 43.7% en dicho rubro.

Sin embargo, en el ranking podemos encontrar a países que optan por la explotación del gas natural para producir electricidad, ello pese a las enormes posibilidades de desarrollo que ofrecen las energías renovables. Tal es el caso de Argentina, quien experimentó un aumento de unos diez puntos porcentuales en la electricidad producida por combustibles fósiles durante el mismo periodo de tiempo, lo cual representa casi el 70% de la electricidad generada en el país, dejando relegadas a las energías limpias con solo el 30% de participación.

En este contexto, en México, el gas pasó de representar menos del 20% de la producción eléctrica a comienzos de siglo a más de la mitad el año pasado. De modo que las energías verdes ocupan solo el 29% de la electricidad generada en el país.

No hay que perder de vista que las energías verdes al mejorar la calidad medioambiental mejoran también la calidad de vida de las personas, a su vez que ayudan a estabilizar la economía y garantizar el futuro de las nuevas generaciones, por lo tanto, invertir en ellas es de vital importancia para la humanidad y el planeta entero.

Según la iniciativa de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se conoce con el nombre de Energía Sostenible para Todos (SE4ALL, en inglés), la demanda de energía eléctrica en la región va a crecer un 91 % en 2040 debido a la industrialización y a la irrupción de las clases medias.

La región está escribiendo un futuro energético más verde con las siguientes tendencias:

Diversificación de fuentes

Hoy en día, la energía hidroeléctrica es fundamental para satisfacer las necesidades energéticas de América Latina. En la región, existen mercados con recursos geotérmicos prometedores y otros, como Brasil, son pioneros en bioenergía. Los esfuerzos se dirigen hacia la diversificación de los sistemas eléctricos y se está trabajando para crear entornos normativos más propicios para su avance.

Inversiones favorables

En los últimos años, el mercado latinoamericano está registrando un notable aumento, impulsando la evolución del mix energético de la región hacia una matriz más limpia. Con datos de La Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA), entre 2010 y 2015, la inversión total en generación de energía renovable en la región alcanzó cerca de US$ 120 mil millones. El impulso del capital local, la contribución de los bancos de desarrollo y la distribución de los riesgos entre el sector público y el privado serán cruciales en la financiación de proyectos.

Reducción de costos

Otro factor que está favoreciendo el desarrollo de renovables es la reducción de costos, lo que les está permitiendo competir con la generación de energía convencional en un número creciente de países latinoamericanos. Como revela el informe sobre “Evolución futura de costos de las energías renovables y almacenamiento en América Latina” del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las subastas de energía están jugando un importante papel en la reducción de costes de eólica y solar en la región. Detrás de la caída de los costes de la transición energética, también se coloca el progreso técnico, que se ha puesto al servicio de la industria facilitando y automatizando procesos.

Almacenamiento y gestión de la energía

Más allá de la generación de energías limpias, otros retos son su almacenamiento y el desarrollo de soluciones que faciliten su gestión y aprovechamiento al máximo. El BID apunta en el informe anterior que las políticas y oportunidades en materia de almacenamiento todavía son incipientes en América Latina y es necesario, por tanto, impulsar su desarrollo para lograr un sistema energético gestionable. En la medida en que la región siga invirtiendo en alternativas limpias para impulsar su recuperación y su futuro, será una pieza clave para la ampliación de esta nueva red verde.

También te puede interesar leer: 3 Estrategias de CMI Capital que afianzan su compromiso con el medio ambiente

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

LACBAN: los inversionistas ángeles de LATAM y el Caribe se reúnen bajo una misma identidad

El Foro Mundial de Inversionistas Ángeles, o World Business Angels Investment Forum de acuerdo a sus siglas en inglés (WBAF), anunció recientemente la creación...

Los retos de escalar una Fintech en América Latina

La industria Fintech ha experimentado un crecimiento significativo en América Latina en los últimos años. Sin embargo, escalar una startup de este sector presenta...

Las Big Tech que han efectuado más despidos en lo que va de 2023

La industria tecnológica ha sido uno de los sectores más afectados por la crisis económica que ha seguido al advenimiento de la pandemia de...

Los niveles de confianza en el sistema de salud y los gobiernos de LATAM

Uno de los esfuerzos constantes de las sociedades actuales debe ser el de mejorar la salud de la población y garantizar un acceso a...