¿En qué se parecen Putin y Musk?

Antes de discutir las semejanzas entre estos dos hombres, es indispensable enfatizar la inmensa diferencia que hay entre ellos: Vladímir Putin es un sangriento genocida y Elon Musk es un genial inventor. El líder ruso es el responsable de la muerte de decenas de miles de inocentes asesinados por los militares que él comanda. Elon Musk es responsable de los coches eléctricos más vendidos del mundo, de innovaciones en baterías que sirven para almacenar energía eléctrica a gran escala, y de Paypal, un sistema que permite hacer pagos a través del corro electrónico.

También de SpaceX, la empresa de cohetes que pueden ser recuperados y reusados después de haber sido lanzados al espacio. Y de máquinas para cavar con gran eficiencia túneles debajo de las zonas más congestionadas de las ciudades, aliviando así el congestionamiento. También de la asombrosa Neuralink, empresa de implantes cuya misión es desarrollar tecnologías que le permitan al cerebro comunicarse de manera inalámbrica con un computador y mejorar así importantes funciones neurológicas.

Tanto Putin como Musk quieren cambiar el mundo. Putin destruyendo y Musk construyendo. Ambos tienen el poder y el dinero para financiar sus ambiciones. De acuerdo con la revista Fortune, Musk es la persona más rica del mundo. Y de acuerdo con los servicios de inteligencia de varios países, Vladímir Putin es, secretamente, el hombre más rico del planeta. Obviamente, además de su fortuna personal (estimada en más de 200.000 millones de dólares), Putin también tiene la libertad de usar los fondos del Gobierno ruso para financiar cualquier aventura.

En esto, el dictador y el emprendedor se asemejan. Putin quiso a Ucrania y Musk a Twitter. El primero invadió a su país vecino y el segundo se compró la empresa por 44.000 millones de dólares. En ambos casos, las decisiones fueron tomadas por una sola persona. Las instancias, organizaciones y procesos que normalmente influyen en la toma de tan importantes decisiones fueron irrelevantes.

Naturalmente, la invasión a Ucrania y sus secuelas de muertos y destrucción es infinitamente más grave que la compra de una empresa muy costosa cuyo funcionamiento tiene múltiples ribetes políticos y sociales. Pero tanto la invasión como la adquisición ocurrieron porque estos dos hombres así lo quisieron. Punto.

Putin justifica la invasión con argumentos del pasado, mientras que Musk explica su interés haciendo referencia al futuro. El dictador ruso mantiene que Ucrania siempre fue parte de Rusia y que debe volver a serlo y que su incursión militar simplemente busca corregir un garrafal error geopolítico que se cometió después del colapso de la Unión Soviética. Según él, Rusia nunca ha debido permitir la independencia de países que habían estado bajo su control.

A su vez, Musk piensa que, después de los cambios que le piensa hacer, Twitter se convertirá en el más potente instrumento para proteger la libertad de expresión en el mundo. “Mi fuerte intuición es que contar con una plataforma pública que sea ampliamente incluyente y en la cual se confíe máximamente, es muy importante para el futuro de la civilización” ha dicho.

Desde hace años, a Musk le ha venido preocupando el futuro del mundo. En una de sus charlas hizo este audaz pronosticó: “El futuro de la humanidad se va a bifurcar en una de dos direcciones fundamentales: o bien nos transformamos en una especie multiplanetaria y en una civilización que sabe viajar a través del espacio, o vamos a quedarnos atascados en un solo planeta hasta que, eventualmente, ocurrirá algún evento que nos extinguirá.”

El contraste entre este visionario que está pensando en transformar nuestra civilización en una que habita en diversos planetas —y que viaja entre ellos— y el dictador que intenta devolver el mundo al siglo XIX no puede ser más aleccionador. La invasión de Ucrania y la compra de Twitter ilustran lo débil que es la rendición de cuentas de los líderes en regímenes autoritarios o entre los gigantes empresas tecnológicas controladas por un líder carismático.

Tanto Putin como Musk tomaron sus decisiones sin mostrar mayor interés por incluir las recomendaciones de otros, ponderar las críticas o considerar seriamente la posibilidad de que puedan estar cometiendo un grave error. No parecen haber actuado tomando en serio el hecho de que no saben que es lo que no saben.

Esta última es una de las causas más frecuentes de los fracasos que derriban dictadores o llevan las empresas a la bancarrota. Ojalá que en esto Musk no se parezca a Putin.

Publicado en: El País (30.04.2022)

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

Democracias en peligro de extinción

En la década pasada proliferaron los eventos que cambiaron el mundo. Algunos fueron imposibles de ignorar, pero hubo otros igual de importantes que pasaron...

Elon Musk y el ancho de banda (mental) del emprendedor

La noticia de que Elon Musk podría estar reconsiderando su oferta de adquisición de Twitter, tras haber sacudido al mundo con la noticia, tiene más...

Democracia previsible

En ocasiones, cuando se utiliza el adjetivo plausible se hace como sinónimo de posible. Y no es exactamente lo mismo. Los matices importan y,...

¿El poder viene por la revancha o siempre ha estado allí?

Pretender que el sistema democrático liberal permanecerá exento de enemigos que le acechen, es desconocer el papel del conflicto en la política y desconocer...