¿Hay un mercado para los vehículos eléctricos en América Latina?

Si bien es posible que las personas por sí solas no puedan realizar reducciones drásticas de las emisiones que tengan la capacidad de limitar el cambio climático hasta niveles aceptables, la acción personal es esencial para enviar señales de la ruta que se desea seguir a los encargados de formular las políticas y a las empresas.

En ese sentido hay algunas acciones que las personas pueden tomar, y entre ellas está elegir el consumo de productos que sean sostenibles. En lo que a la movilidad se refiere, los vehículos eléctricos son una de las soluciones sugeridas por los expertos. Este mercado aún es incipiente en la región latinoamericana, pero su avance comienza a observarse.

Los vehículos eléctricos son más eficientes, ya que el costo de la electricidad suele ser más bajo que el de los combustibles fósiles, y su impacto ambiental es mucho menor si la fuente es renovable. Cargar un vehículo eléctrico es mucho más económico que llenarlo con gasolina o diésel. 

¿Se acerca el fin de los vehículos de combustión?

Después de casi un siglo con el motor de combustión interna dominando el sector del transporte personal, parece que el vehículo eléctrico está a punto de experimentar un rápido crecimiento en los mercados. La adopción a gran escala del vehículo eléctrico podría traer cambios significativos para la sociedad en términos no solo de las tecnologías que usamos para el transporte, sino también de alejar nuestras economías del petróleo y reducir la huella ambiental de esta industria. 

El consenso sobre la transición energética es un hecho casi consumado. Sin embargo, la velocidad a la que se alcanzará el objetivo final de sustituir el uso de combustibles fósiles vuelve a ser una incógnita. La razón es principalmente la guerra entre Rusia y Ucrania, puesto que Rusia es uno de los principales productores de petróleo del mundo.

En virtud de las sanciones impuestas a ese país, el bloqueo de Estados Unidos, y con el inminente embargo a todos los combustibles por parte de la Unión Europea, se hace difícil seguir avanzando por ahora en la agenda verde, ya que ante ese inesperado e imprevisto corte, los países necesitan sustituir esa energía con urgencia, y de momento lo harían con más petróleo. Aunque el origen de esa exportaciones cambiaría a países como Noruega o Qatar. 

No obstante, y gracias a la presión de los grupos y activistas climáticos, la transición sigue estando entre los objetivos de la gran mayoría de los países desarrollados y emergentes, y es una realidad a la que sin duda acabaremos de llegar tarde o temprano. 

La presencia de los vehículos eléctricos en América Latina

Si bien las ventas de vehículos eléctricos en 2021 aumentaron un 109% en todo el mundo, América Latina continúa a la zaga, con un promedio en el rango del 75%. Aunque esto se debe en parte a la falta de pautas gubernamentales, las cosas están comenzando a cambiar en la región a medida que los funcionarios estatales comienzan a elaborar iniciativas que se enfocan más en la electrificación.

En 2021, los principales mercados de automóviles de la región registraron aumentos en las ventas de vehículos eléctricos, y es probable que esta tendencia continúe incluso a un ritmo más fuerte a lo largo de 2022. Los principales mercados de vehículos eléctricos del sur de América son Brasil y México. 

En Brasil, las ventas de vehículos eléctricos alcanzaron casi las 35,000 unidades en 2021, lo que equivale a un 77% más que el año anterior. Gran parte de esto se debe a la popularidad de los vehículos eléctricos híbridos, que representan dos tercios del mercado brasileño.

En México se vendieron unos 47,000 vehículos eléctricos e híbridos a lo largo de 2021. Un aumento de aproximadamente 61% año con año que representa alrededor del 4% de las ventas totales de vehículos ligeros, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía Inegi.

En Costa Rica ya ha comenzado la segunda etapa de su plan piloto de buses eléctricos. / Elperiódico

Para la región centroamericana y con la excepción de Costa Rica, que cuenta con varios miles de vehículos eléctricos, entre ellos modelos de la marca Tesla, los mercados de automóviles eléctricos son aún bastante incipientes. Las existencias de vehículos eléctricos en Guatemala y Panamá ascienden apenas a unos pocos cientos, mientras que Honduras, El Salvador y Nicaragua, no tienen más que un puñado de vehículos de esta clase. Para los autobuses y transporte público eléctrico, ningún país ha avanzado más allá de la etapa piloto.

Si bien se progresa en la implementación de estas tecnologías, la mayoría de los países centroamericanos tienen trabajo por hacer en cuanto a las regulaciones y la infraestructura que se adapte a estos vehículos. También se requerirá diseñar especificaciones y concesiones para buses eléctricos, además de promover modelos de negocio y mecanismos de financiamiento de movilidad eléctrica que sean viables.

No dejes de leer también: 

Toyota lideró las ventas de autos en EE. UU. en 2021

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

ILB finalista de los Connecta Awards 2022 en la categoría «Mejor Campaña de comunicación”

Con el avance de la tecnología y, en consecuencia, la facilidad de su uso, los especialistas en marketing pueden terminar dejando de lado estrategias...

El Salvador: Banking Technology Summit 2022

Uno de los sectores más afectados por la aceleración de la transformación digital en los últimos años es sin duda la banca. Después de...

10 tendencias cripto para LATAM en 2023

Tras un verano difícil para las criptomonedas, parece que el mercado vuelve a estabilizarse, lo que empuja a los inversores a involucrarse en nuevos...

“Al final del día todos hacemos ecommerce”, Ronald Hernández

La revolución digital, que fue impulsada indirectamente por la pandemia, se ha encargado de acelerar la transformación y la creación de toda clase de...