Ecoansiedad

Hace décadas que se habla del término ecoansiedad, aunque es ahora cuando más atención merece y es entre los más jóvenes donde se agudiza el problema. Un estudio de 2021, de la plataforma Avaaz, demostró que la ansiedad relacionada con la crisis planetaria es muy alta y «no es solo porque estemos presenciando desastres climáticos devastadores sino porque los gobiernos están fracasando sistemáticamente a la hora de tomar medidas significativas para detener la crisis».

Casi la mitad de los jóvenes encuestados a nivel mundial aseguró que la ansiedad relacionada con el cambio climático está afectando a su vida cotidiana. Un 75% valoró que «el futuro le parece aterrador», porcentaje que alcanzó el 81% en Portugal y el 92% en Filipinas. La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un nuevo informe de políticas presentado el mes de junio, instó a los países a que incluyan el apoyo a la salud mental en su respuesta a la crisis climática.

Si ponemos el foco en el cambio climático y sus efectos a nivel planetario, la incertidumbre se vuelve certeza (palpable), ya que se están dibujando realidades muy concretas que se explican y demuestran con datos y racionalidad. No queda mucho margen para imaginar alternativas distintas, ni tiempo para ejecutarlas. Esto hace que cada vez más personas puedan sufrir trastornos psicológicos y/o secuelas causadas por la preocupación y el estrés que genera pensar en un cataclismo ambiental y que, si se tornan crónicos, pueden definirse como ansiedad climática, en palabras la Asociación Americana de Psicología.

Estamos llegando hacia un punto de inflexión planetario en que, si se traspasan determinados hitos (identificados por la comunidad científica en diversos estudios), viviremos consecuencias globales de magnitud devastadora que caracterizarán entonces un punto de no retorno.

En este escenario, comunicar eficazmente datos estadísticos, en forma y fondo, relacionados con la salud y/o el cambio climático necesita partir de una estrategia clara: ofrecer contexto, datos concretos, tener en cuenta los sesgos cognitivos que intervienen ante informaciones complejas, ser empáticos, hablar de casos cercanos, ofrecer estímulos y propuestas para la acción. La ansiedad se combate con información y compromisos. El resto: miedos y recelos.

Publicado en: La Vanguardia (15.09.2022)

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

Todo lo bueno se acaba…

La extensión I don’t care about cookies era, hasta ahora, uno de esos casos maravillosos que ilustraban lo que un desarrollador es capaz de hacer cuando...

¿Cómo ser flexible te ayuda a ser un mejor líder?

Ser flexible te ayuda a ser un mejor líder, a vivir con una perspectiva más equilibrada, libre y llena de gozo y paz.¿Cómo gestionas...

La paradoja del desarrollo en la nueva normalidad: ¿transformación digital o transición energética?

El investigador costarricense Pablo Gámez Cersosimo, experto en transformación digital sostenible, nos habla en su libro Depredadores digitales sobre lo que llama la paradoja...

Revisionismo

Hay dos problemas de marketing cuando se trata de crear intervenciones para el bien público.El primer problema de marketing es que cuando funciona damos...