«Gaslighting»

A final de cada año desde 2003, el diccionario estadounidense Merriam Webster anuncia su selección de la palabra del año en inglés. Según el respetado diccionario fundado en 1831, gaslighting fue la palabra más buscada en internet en 2022. Peter Sokolowski, el editor del diccionario, declaró a la agencia de noticias Associated Press que este año las búsquedas de esa palabra aumentaron un 1.742 % respecto al año anterior. Estuvo todos los días entre las 50 palabras más buscadas, señaló el editor.

Gaslighting es una forma coloquial de referirse a las tácticas y trucos que se usan para que una persona dude de su realidad y cuestione lo que siente, cree y hace. El propósito es debilitar psicológicamente a la víctima para así influir sobre sus percepciones, su conducta y sus decisiones. Esta idea fue originalmente usada en una obra de teatro estrenada en 1938 en Londres y Nueva York y que después fue llevada a la gran pantalla en 1940 y 1944. La película, titulada Gas Light (Luz de gas), cuenta la historia de una pareja en la cual, para quitarle dinero, el marido manipula a su esposa hasta el punto en que esta siente que se está volviendo loca. Entre otros trucos, el marido había instalado un sistema para que las luces de gas de la casa se prendieran y apagaran cuando su esposa estaba allí sola.

Las constantes mentiras, contradicciones, confusiones, el escepticismo sobre la validez de verdades antes incuestionables y su reemplazo por narrativas falsas, el ataque a la autoestima de la víctima y el fomento de sus inseguridades, el ocultamiento de información y el constante uso de falsedades son solo algunas de las tácticas que utilizan los manipuladores.

La palabra había caído en desuso y hasta mediados de los años noventa no volvió a ser utilizada con alguna frecuencia por psicólogos y psiquiatras.

Pero el explosivo aumento de la frecuencia con la cual es ahora buscada esta palabra en internet no viene de estos ámbitos, sino de la política, donde se están usando cada vez más las tácticas del gaslighting para moldear lo que toda una sociedad cree. De hecho, gaslight se relaciona de cerca con otra palabra que en 2016 fue seleccionada por el diccionario de Cambridge como la palabra del año: posverdad, es decir, la propensión a aceptar una idea como cierta basándose en emociones más que en hechos. En los últimos años, hemos visto cómo, en muy diversos países, la opinión pública es influida por líderes y grupos que desdeñan datos, evidencias y hasta la lógica. Un dramático ejemplo de gaslighting y posverdad es el Brexit. Sus promotores hicieron un uso intensivo de los trucos del gaslighting y lograron crear una matriz de opinión pública dominada por la posverdad. Cuando al ministro Michael Gove, uno de los líderes del Brexit, se le pidió su reacción a un estudio elaborado por respetados expertos que mostraban lo calamitoso que sería para el Reino Unido romper lazos con Europa, su reacción fue: “Creo que la gente en este país está harta de los expertos.”

Los intentos de influir sobre las opiniones y conductas de una sociedad o parte de ella son por supuesto muy antiguos y la propaganda siempre ha sido un instrumento indispensable en las contiendas políticas. En estos tiempos, sin embargo, la propaganda, la posverdad, la divulgación a gran escala de mentiras y el gaslighting han adquirido una potencia y toxicidad inusitadas. Las nuevas tecnologías de información permiten a individuos y grupos tener un protagonismo que antes estaba solo al alcance de gobiernos, partidos o corporaciones.

Ya hemos visto las manifestaciones más nefastas del uso de las redes sociales para profundizar las divisiones, diseminar mentiras y fomentar el caos.

Proteger a las sociedades del uso malsano de estas nuevas plataformas es urgente.

Para lograrlo, es prioritario imponer costos y consecuencias, tanto a los agresores digitales como a quienes les facilitan sus inaceptables conductas. Es esperanzador, por ejemplo, ver cómo tribunales norteamericanos han impuesto penas milmillonarias a una figura monstruosa como Alex Jones, condenado por difamación contra las familias de los niños asesinados en la masacre de la escuela de Sandy Hook. Igualmente, procede un litigio importantísimo iniciado por la empresa Dominion Voting Systems contra Fox News, que según Dominion dedicó día tras día a mentir sobre la fiabilidad de sus sistemas de votación creándole daños y perjuicios elevadísimos. Incluso el mismo Donald Trump empieza a pagar por primera vez costos políticos por gaslightear a la sociedad entera con sus mentiras sobre el fraude electoral, que lo han llevado incluso a pedir la suspensión de la Constitución. Solo imponiendo altos costos monetarios, legales y reputacionales podrá defenderse la sociedad ante el gaslighting colectivo. @moisesnaim

Publicado en elpais.com (11.12.2022)

Síguenos

Recientes

Populares

Eventos

También te puede interesar...

Tocar fondo

A principios de febrero, un estudio del diario The Economist destacaba que España había caído dos puestos más en el índice de calidad democrática, pasando de ser una...

Meta: otro revés legal… y otra crisis

Meta vuelve a ser multada en Europa, esta vez por la Data Protection Commission irlandesa, por un importe de 390 millones de euros, por infringir la legislación...

Cómo gestionar mejor el cambio en tu empresa

Para gestionar mejor el cambio en tu empresa es importante que hagas conciencia del por qué detras del mismo.¿Te ha pasado que algunas veces...

Latinoamérica también desarrolla IA, pero no de la forma que pensabas

Hay cierto consenso entre los expertos respecto a que la Inteligencia Artificial (IA) todavía requiere una gran cantidad de ayuda humana para lograr sus...